-No me puedo creer que te estés dando por vencido. 


Hay tantos momentos, instantes, risas, sonrisas... que nos hacen felices. Pero también hay momentos oscuros, peligrosos, solitarios y melancólicos... Pero al experimentar la tristeza al dejarte hundir por las miserables aguas, te das cuenta de que tienes más razones por las que seguir, por las que nadar hacia la orilla con la seguridad de que lo conseguirás. Cueste lo que cueste.
Ponte a sonreír porque el mundo no te va hacer perder lo que mejor sabes hacer, los milagros existen en las personas y cada día ocurre uno, aunque no lo sepamos, ni lo esperemos :)




Soy diferente y grito al mundo: NO ME VAS A CAMBIAR :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me has seducido.

Sensible. Espumoso. Intenso.

Difícil de creer.