Nada más que decir...


Que decir cuando ves a tu propia familia llorando, sufriendo. Por un suceso violento, agresivo, desconcertante. Que decir cuando una simple decisión cambia tu futuro. Que decir cuando sonríes por felicidad y esa sonrisa desaparece por esas lágrimas. Que decir cuando tienes todas las de perder. Que decir cuando estás delante de él. Que decir ante esos ideales, si nadie los comparte. Que decir cuando ves que tu vida pasa y lo único que haces es sonreír. Que decir ante una mala crítica de un libro, cuando a ti te parece una maravilla. Que decir ante esa pregunta incómoda y sincera, que te hace pensar en una persona. Que decir cuando te encuentras lejos de tu hogar y por fin descubres que hay más allá del horizonte. Que decir cuando un motivo te hace romper la pared y volver a tu miserable vida. Que decir cuando pensamos que teníamos toda la suerte del mundo para ganar. Que decir ante Dios, cuando no sé el motivo de algo. Que decir ante horrores de la vida, como la guerra, la venganza, la inexistencia. Que decir ante un examen que has utilizado más la imaginación, que la razón. Que decir ante una declaración de libertad, de amor, de expresión, de protección, de revolución, de diversión, de jurisdicción, de jubilación, de perdón. Que decir ante esas jodidas vidas, que son pobres pero que salen adelante. Que decir ante esa última despedida. Que decir ante el olvido de ese recuerdo, viaje, amor, sentido, instante, momento, tiempo, disgusto. Que decir ante esas palabras duras cuando tu respuesta es mejor que la suya. Que decir a tu enemigo. Que decir a tu familia. Que decir ante tus padres. Que decir ante esa música que te hace huir de la realidad y la verdad. Que decir cuando imaginas la muerte de tu hermano…

Que decir… Nadie sabe si responder o no. Porque de una manera u otra perderás la cabeza, el alma y la vida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Me has seducido.

Sensible. Espumoso. Intenso.

Difícil de creer.