Mañana... Será otro día.


Odio esos días. Esos días en los que te acuestas mal y te levantas peor. Sin sonreír, odiando a cualquiera que se te cruce  No sabes si seguir con esa mala actitud o cambiar a mejor. Los cambios cuestan. No quiero estar enfadada pero no ando de humor. Es lo mismo de siempre. Personas y familia, junto con una gota de amargura y de soledad pura. Una palabra que utilizo cuando no estoy bien es "Harta" y si estoy todavía más cabreada digo cosas peores...

¿Qué hacer? Me encantaría estar sola sin nadie. Que ironía, ¿verdad? Hay tantas cosas que me gustaría cambiar. Hay tantas cosas que no me gusta hacer y las hago. Hay tantas cosas que me molestan que no me molesto en preguntarme el por qué. Hay tantas cosas con las que no estoy de acuerdo y tengo que morderme la lengua. Hay tantas cosas que no comprendo y que no comprenderé. Hay tantas personas a las que pregunto que hay tan pocas que me preguntan a mí. Espero siempre un salvador pero ese rescate no sucederá...

-Solo sé que cuando me valla de aquí seré feliz.
*Ya pero...
-Y no me sueltes el rollo de que en casa como en ningún sitio.
*No iba a decirte eso, pero puedes ir donde quieras y ver lo que quieras pero recuerda que los lugares son especiales por las personas que están en ese lugar.

Posdata: Son días malos... Mañana despertarás con una nueva aventura.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Me has seducido.

Sensible. Espumoso. Intenso.

Difícil de creer.