Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Felicità.

Imagen
Una ventana. Un balcón. Una calle. Y una persona que te saluda desde el otro lado.
Una vez me dijeron que hay cosas que no se pueden comprar, ni vender, ni descubrir. Muchos consideran una posibilidad la de ser feliz. Otros son los que se plantean que ser feliz es una opinión. Una vez escuché a alguien decir que no era feliz. Mi respuesta fue que quien es feliz, es porque quiere. Porque lo intenta y porque acepta la realidad de su vida.

Aceptar tu vida no es fácil. ¿Por qué? Porque eso supone aceptar tu vida con sus cosas buenas y sus cosas malas. Siempre proyectamos objetivos que nos harán felices, pero al conseguir esos objetivos nos sentimos igual que cuando empezamos. La felicidad existe. Es cierto, que no siempre somos felices todos los días a todas horas. Pero a lo mejor... Ese es el fin de la vida: vivirla con optimismo. Vivirla con todos tus sentidos. Vivirla al máximo. ¿Cómo aprender a vivir? Empezando por dejar de tener miedo a ser felices. A veces, no hacemos cosas por mied…

Seguridad.

Imagen
Incomprensión. Temor. Desconfianza. Inseguridad. Miedo. Rabia. Injusticia. Desesperación. Tristeza. Depresión. Desinterés. Pérdida. Tormenta. Angustia. Lástima. Cansancio. Dolor. Soledad. Impotencia. Rencor. 

Eso era lo que estaba escribiendo en una hoja. No paraba de repetirlas una y otra vez, una y otra vez... La luz de la luna, asomaba por la ventana pero no era capaz de mirar más allá de la hoja donde estaba escribiendo. Un gemido de dolor, inundaba su alma y mataba lo poco que quedaba de sí misma. Su pensamiento estaba cambiando. Ella comenzaba a darse cuenta de que cada vez se sentía peor. Pensaba en todo lo malo que le había pasado en ese día, pero al rato decidió. Rompió el papel donde ponía como se sentía, donde estaban esas palabras garabateadas y corridas por el montón de lágrimas que había caído de sus ojos. Cogió otro papel y comenzó a escribir...

Comprensión. Valor. Confianza. Seguridad. Serenidad. Justicia. Esperanza. Alegría. Ánimo. Interés. Gracia. Calma. Alivio. Descan…

Más allá...

Imagen
Un día que se había levantado el viento y la lluvia manchaba la acera de charcos y barro, pasaban dos jóvenes. Ella hablaba con la persona que la acompañaba. Ella no podía dejar de derramar lágrimas y de repetirse a sí misma que no diría nada a nadie. Porque no podía soportar que alguien escuchara sus penas cuando todo el mundo tiene bastante con lo suyo. Pero aquella persona que le escuchaba decidió no decir nada, simplemente darla un abrazo fuerte. Ambas se quedaron varios segundos abrazadas. La que lloraba lo agradecía y la que abrazaba se daba cuenta de que su amiga se encontraba mejor. La pregunta no era por qué lloraba, si no cómo lloraba. No siempre se conocen las razones. No siempre es bueno saber demasiado de lo que no nos concierne. No siempre está mal que hablemos sobre lo que sentimos, sobre nuestras emociones, sobre nosotros mismos. A veces necesitamos que alguien nos rescate. A veces necesitamos a esa persona que con detalles te soluciona tu problema, te ayuda, te devuelv…

Las Ventajas de ser un Marginado.

Imagen
Había algo en su cara, en sus ojos... Que demostraba que todo iba a salir bien. No sabía cómo era eso de tener amigos. No sabía lo difícil que es hacer que la gente se fije en ti. No sabía que le aceptarían. Durante nuestra juventud, nuestra adolescencia, no valoramos muchos de los momentos que vivimos, como nuestro primer beso o como la primera vez que disfrutaste. No valoramos que solo se vive una vez y no más. Solo hay una oportunidad para resolver nuestros problemas interiores, para aprender de los errores... Solo existen momentos oportunos donde tienes que demostrar quién eres y a dónde vas a ir. Por eso se dice "carpe diem". Por eso, decimos que nos gustaría ser eternamente jóvenes. Pero todo principio tiene un progreso, y ese será el resultado de en quiénes nos convertiremos. De quiénes seremos mañana, de quiénes viviremos una misma época histórica, de quiénes habremos vivido con intensidad y libertad... Seremos la generación más moderna pero a la vez, la mas valorada. P…

Mezcla de sentimentalismo...

Imagen
La consideraba peor que un huracán. La consideraba un enemigo que invadía mi espacio. La consideraba el motivo de mis pocas alegrías. La consideraba una fuerza negativa que inundaba mis sueños, ridiculizándolos y diciendo cosas sarcásticas y burlescas. La consideraba peor que el mosquito que te pica durante las noches. La consideraba la estaca que atravesaba mi corazón. La consideraba la espina que llena mi vida de cierta amargura. La consideraba la hoja de papel que raja mi piel, al pasar sus hojas. La considero el monstruo que llena mi alma de odio. La considero la molestia en persona. La considero peor que a cualquier enemigo.

No la considero digna, ni dulce. La considero brusca, soberbia y machacadora. La considero peor que una carta leía sobre penas y amarguras. La considero una alimaña del inframundo. No la considero apoyo de mi pierna dañada. La considero la causa de mi estrés y de mi carácter. La considero el palo clavado en mi espalda.

Posdata: No la considero digna de mi apr…

¿Sitio?

Imagen
-¿Hay sitio?
-¿Sitio? ¿Dónde? -¿Hay sitio en este mundo?
Nunca me he considerado alguien especial, ni fuera de lo normal. Me considero alguien entre un millón y nada más. ¿Decir? Tengo muchas cosas que decir. ¿Callar? Callo por no seguir hablando, por no seguir pensando, por no seguir derramando charcos de agua. No tengo miedo, solamente a las películas de miedo. ¿A la oscuridad? Hay a veces que me comprende, otras me protege y otras me excusa para no tener que dar explicaciones. ¿Pertenecer? No pertenezco a nada grande. Me gustaría y quiero hacerlo. Pero ¿por qué siempre que intento pertenecer a un lugar, donde me gusta estar, nunca puedo hacerlo? Pregunta, sin respuesta. Me recuerda a un día, en el que vi una foto con gente. Pero yo realmente no debería haber salido en esa foto. No pertenecía a aquel lugar, a aquel sitio, a ese lugar donde disfrutaba. Hace tiempo que no me siento comprendida por nadie, solo hay uno que me entiende y no es de este mundo. Odio guardarme las cosas, pero c…