Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2013

Falsa Navidad.

Imagen
''Siempre dicen… Hay que ayudar por Navidad.''
Siempre me gustó la nieve, pero el frío es horroroso. Hace que mi nariz se ponga roja y que mis pies no sientan nada, excepto el calor de la calefacción. Mis manos se cubren de guantes para evitar que se me rompan los dedos. Mis labios se secan y hago uso de la vaselina. Mis ojos no se cierran por el frío, más bien se quedan abiertos y no paran de mirar de un lado a otro. En navidades, la televisión anuncia juguetes, regalos, viajes para regalar... Pero, sobre todo, campañas de ONGS para ayudar a los más pobres en dinero, pero no en espíritu. Esos anuncios no deberían crecer el interés durante estas fechas, deberían hacer reaccionar a todo el mundo durante todo el año.
No hace falta, marcharse lejos para ayudar. Empieza desde tu entorno y hasta donde tus pies te lleven. Es cierto, que en otros lugares del mundo la situación es desastrosa, pero es peor levantarse cada mañana ante un lugar que siempre empeora y nadie lo mejora…

Ser de olor a carbón y ojos rojos.

Imagen
Erase una vez, un momento en quirófano.

El camino estaba lleno de hojas. Los ojos no alcanzaban a ver el final del camino. Una granja se distinguía a lo lejos, pero no se podía ver vida allí. Mis pies me llevaron allí. Mis manos sintieron el calor de la puerta del granero. El suelo lleno de paja. El interior vacío, pero con contenido. En su interior había una enorme caja azul. Parecía un contenedor. Apoyé mi oído en la pared del contenedor y no podía distinguir ningún sonido. Mi corazón empezó a inquietarse. Me subí al contenedor y descubrí una ranura en él. Aproximé mi ojo hacia la ranura y antes de acercarme demasiado, otro ojo me esta observando. Mi cuerpo pegó un brinco. Mis ojos se abrieron como platos. No era un ojo normal... Era grande y de color rojo. Parecía que no estaba sorprendido de verme. Sacó una mano por la ranura. Su mano era de dedos finos y piel negra, parecida al carbón. Me señalaba una palanca que había al lado de la ranura. Miré la palanca. De forma instintiva, gi…