Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Último abrazo.

Imagen
"Habrá cosas durante esta vida que nunca podré hacer. Nunca podré despedirme de un buen amigo".
Los campos dorados adornaban el camino. El sol iluminaba lo que no se veía. El agua chapoteaba en la fuente o en la botella de quien estaba sediento. Un día de verano. No había playa pero si campo y montañas. El cielo estaba azul y despejado. Parecía que era un día perfecto para vivir. Ese recuerdo perdurará en mi mente. El viento caliente rozaba nuestras mejillas. Las piedras del camino dificultaban el paso pero no el avance. Te hablaba mientras íbamos en bici hasta el final del camino. Estabas igual que siempre. Sonreías y escuchabas atentamente. No nos conocíamos desde hacia tiempo, pero lo poco que hemos vivido juntas... Ha sido genial.
Nuestro último abrazo antes de iniciar una nueva vida...
-No puedes irte todavía... ¿Qué vamos hacer sin ti?
-Yo siempre voy a estar, aunque no esté cerca. Siempre os acompañaré...
Ese nuevo destino te dará todo lo que siempre has estado buscando. …

Lo tengo todo.

Imagen
Nunca pude confiar demasiado en alguien... Por miedo a que contara mis miedos y me amenazara con ellos. Nunca tuve valor para contar mi vida a nadie, solo Dios es testigo de ella siempre. Por eso, es en uno de los pocos en quien puedo confiar.
Mi vida es igual de complicada, divertida, escandalosa, miedosa, comprometida y responsable que la de cualquiera. No por ello es más importante o menos. Me quejo siempre. Pienso que todo podría ser mejor. A veces pienso demasiado en lo que no tengo. No tengo una familia unida. No tengo millones de juguetes, viajes... No tengo mucho dinero. No tengo ropa cara. No tengo una cura... Pensar en esto, me agobia. Por eso, rectifico. Tengo a personas que me quieren. Tengo unos hermanos que valen demasiado. Tengo una madre muy responsable. Tengo un hogar en el que vivir. Tengo lo necesario para vivir. Duele pensar que jamás tendrás una vida normal, es decir, con sus problemillas pero no con problemazos que, en ocasiones, te superan.
Muchas veces me pregu…

Lejos de vivir.

Imagen
Había una vez un gorrión que soñaba con volar y ver mundo. Aquel gorrión realizaba las tareas que se le otorgaban. Era atento y servicial, aunque, a veces, era un gruñón. Sus ojos negros observaban con admiración lo que había más allá de su hogar. Él lo único que conocía era su nido. Su espíritu le pedía conocer lo desconocido. El mundo era su sueño. Sus alas eran su arma para iniciar ese sueño. Nunca perdía de vista el día en que saldría por primera vez del nido. Veía a su madre y a su padre salir y entrar. El gorrión admiraba la libertad de sus padres. Siempre les hacía preguntas acerca del mundo que quería conocer.
-¡Papá, papá! ¿De qué color es el cielo?-preguntaba el gorrión-.
-Azul-respondía su padre-.
-¡Mamá, mamá! ¿Qué es lo que más te gusta del mundo?
-El mar-dijo su madre-.
-¿Cómo es el mar, mamá?
-Hermoso e inmenso.
-¡Mamá, mamá! ¿Cuándo podré verlo?-preguntaba el gorrión-.
-Cuando seas mayor. Tiempo más tarde, el gorrión ya era mayor. Sus plumas marrones brillaban. Sus alas eran fu…

Brillaba por su ausencia.

Imagen
Quisiera ser capaz mirarte y no temblar.
Nunca pudo saborear las burbujas de una cerveza barata y amarga. Nunca pudo soltarse la melena. Nunca pudo olvidarse de sus pensamientos hasta que un día decidió hacerlo. Ella se deleitó con mañanas perezosas en algún lugar del norte. Sus pelos asustaban a cualquiera, pero después de una ducha su aspecto cambiaba. Su pijama era una siemple camiseta grande y blanca. Desayunaba lo que pillaba por la cocina. Siempre se levantaba con hambre. Se sentaba en las escaleras de aquella casa de piedra. Las mañanas eran frescas pero al sol la temperatura cambiaba.
Sentía en su interior una felicidad que nunca había imaginado, que nunca había sentido... Su corazón joven era la primera vez que vivía. Su cara estaba morena. Sus labios no podían parar de reír y de sonreír. Una luz especial le hinchaba el corazón. Cualquiera que la miraba la veía feliz o riendo sola por la calle como si recordara un buen chiste. Su momento había llegado. Después de tanto tiempo …