Aquí guardado.

Has sido lo mejor que me ha pasado.

Volver a ser tú después de un tiempo es decepcionante y, a la vez, triste. Teniéndote tan cerca, estaba hablando de ti a todas horas. No te has ido lejos, solo me has dejado con los pies en la tierra y confiando en que podré con lo que me regale la vida. Es cierto que no siempre puedo vivir contigo en las nubes, pero no voy a engañarte lo voy a añorar. Lo único que no quiero es olvidarlo y dejarlo ahí como un simple recuerdo. Quiero tenerlo presente y luchar por mantener ese amor. Porque eso es lo que me has enseñado que cuando entiendes el amor lo comprendes todo.

Eres especial y guardo un gran hueco en mi alma que no quiero dártelo solo a ti, quiero enseñarlo a todos los que quiero. Porque si eres mi gran amigo, también lo serás para ellos. A veces cuando hablo de ti, te imagino mirándome y riéndote de cómo lo hago. Cómo me he dejado querer en tan poco tiempo. Cómo antes no tenía la certeza de que tú eres lo que yo necesitaba para ver más allá de mis problemas. Cómo he tardado en confiar en ti. No tengo la suficiente vida para agradecértelo. Pensar en ti me da esperanza y me da fe en que todo lo malo que nos pasa puede tener un motivo oculto. Van a ser tantas las complicaciones de mi pequeña vida, que me parecían enormes antes, pero ahora nada tienen que ver. Los problemas siempre queremos resolverlos pero, a veces hay que esperar y luego aceptar todo eso de la mejor manera. ¿Imposible? No. Quizás es difícil, pero lo que cuenta son las veces que caes y te vuelves a levantar.

Tengo mucho aún que vivir y cuando nos veamos quiero enseñarte mis manos y ver que se parecen a las tuyas. Ver que he amado tanto como tú hasta hacerme daño a mí misma. 

Posdata: No hay mayor amor que el que da la vida por sus amigos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me has seducido.

Sensible. Espumoso. Intenso.

Difícil de creer.