Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Mitad regalada.

Imagen
Medio rostro. Un ojo me mira. Tu mano me eleva. Las nubes hoy no están cerca.
Tus labios no dicen nada. Tus palabras no se oyen. Tus latidos son campanillas en mis oídos. Nada de esta tierra me pertenece.
Clamo y escuchas mis deseos. Tu respuesta es una sonrisa. No me hablas, me cantas. Me inspiras una canción. Me tocas las alas y ya no toco el suelo. Vuelves a mirarme y te digo que ahora lo entiendo. Sin su presencia soy la misma, pero mi corazón no lo es. La entrega está hecha y lloro. Lloro porque amo. Lloro porque sufro. Lloro porque ahora entiendo. La música cae con ligereza sobre mi casa. La promesa está hecha. Tu palabra ha sido la última y todo se ha cumplido.
Mi vida no es mía. Nada es mío. Lo que tengo me lo reclamas. Lo que me encanta me lo reclamas doblemente. Lo que me preocupa me lo cargas a la espalda. La promesa sigue tatuada. Nunca pido pruebas, tus palabras germinan sin dificultad. Mi mísero corazón dudoso es tu segunda misión.
Líbrame de mis pesares y haz que entie…

Perspectiva.

Imagen
Nunca he podido caer tan rápido en la cuenta de qué había hecho.
Pensé en huir y era lo que estaba haciendo. La conciencia solo me inspiraba seguridad y confianza. No podía reconocer aquel lugar como mi hogar, porque desde hacía tiempo todo había dejado de ser familiar a  mis ojos. Abandoné todo lo que creía conocer. Mi hogar se había vuelto húmedo y mohoso. No quise gastar mi tiempo en recuperar su estado original. No me lo pensé dos veces y decidí marcharme lejos de allí. Aparté mi vista de aquel lugar donde había disfrutado tanto. Cada rincón me evocaba un recuerdo distinto y un olor inconfundible. Mi mente no soportaba el fracaso y mi corazón no quería ahogarse.
No quise confiar en las posibilidades de aquella casa. No quise abrir los ojos para ver su hermosura o lo que quedaba de ella. Aquella casa se había echado a perder. Las humedades estaban detrás de aquella fantástica pared. A simple vista nada se apreciaba, quizás debería haber mirado. Quizás debía de haberme dado cuenta d…